BelaTarrkovsKieslowsKiorastaMilosForMankiewicz

Para mis chorraditas

2046 (Wong Kar-Wai, 2004)

Salgo del cine con la sensación extraña y agradable de haber abolido las fronteras del tiempo, que podrías quedarme, indefinidamente mirando esa película, observando a esas mujeres cuyas vidas evolucionan en la imaginación de un escritor. 2046, historia de un hombre que escribe su vida, la revive ante nuestros ojos atónitos, astuta mise en abîme, que permite apreciar el carisma y la belleza de Tony Leung a la vez que ofrece sublimes retratos de mujeres, fijándose en pequeños detalles eróticos, como pueden ser un guante, un muslo, una mirada, tacones, para revelar a la Mujer amada por el autor, composición de mujeres halladas, apreciadas, prostituidas y fragmentadas. Los silencios dicen de todo en esta película, la mirada emociona al más alto nivel, la sensualidad se despierta. Es una cámara enamorada que se toma su tiempo, tan importante en esta cinta, para recrearse en los detalles, los colores, los cuerpos, que filma universos paralelos, diferentes, reunidos gracias a ella en una pasarela de mundos, de tiempos. Todo esto acompañado por una música que disimula la violencia, despierta los sentidos, acompaña los pasos de los personajes, transcribe las emociones, que trastorna y provoca escalofríos. Mezcolanza de relatos que interactúan los unos con los otros consiguiendo ofrecer una unidad, película que transporta al espectador a otro lugar, un sitio donde los androides parecen amar, donde el tiempo deja de existir, al universo de un autor que redefine su vida. Una obra que parece futurista pero que, sin embargo, está apegada al pasado, llevando al espectador a una eternidad de sentimientos. Imágenes y poesía que crean un vértigo simplemente sublime al que esta espectadora querría abandonarse…

Puedo decirlo en voz alta y clara: Won Kar Wai es un mago, un verdadero poeta: con una mirada, una frase, una melodía, una luz, es capaz de crear el deseo, la pasión, la gracia en estado puro. Al ver esta película, puede llegarse a considerar In the mood for love como el borrador, no porque sea mala, sino porque en 2046 encontramos los mismos temas profundizando en ellos hasta el límite de la perfección.

Es curioso. Eustache y yo hemos visto por separado esta película, pero ambos hemos empezado nuestro comentario con la misma frase: “salgo del cine”. Es, supongo, porque al salir del cine, sigues aun dentro de la película, reflexionando…

____________________

(De Eustache)

Salgo fascinado del cine, embarcado todavía en esa sinfonía del fragmento que es 2046, la última creación de Wong Kar-Wai. Durante todo el metraje me estoy preguntando si el director habrá leído a Onettí, en concreto La Vida Breve. Veo muchas semejanzas entre la gramática onettiana, iniciada justamente con esta novela, y el juego de metaficción o cajas chinas que lleva a cabo de forma hermosísima Wong Kar-Wai.

Si en su obra maestra In The Mood For Love, el desencuentro y el azar estaba singularizado en una pareja de amantes, aquí se abre a un escepticismo cósmico, con un discurso sobre las disfunciones que provoca el vínculo, en este caso el amoroso, entre dos personas, entendido éste como la búsqueda (errónea y al cabo imposible) de una síntesis de sentimientos idénticos para ambos.

El director enhebra de forma arriesgada y magistral dos recursos en principio complementarios,uno literario, hecho verbo por la voz en off del protagonista, que nos cuenta los hechos de manera subjetiva, y otro estético –por cierto, narrada de manera indirecta, moviendo a sus criaturas en un espacio cerrado hecho de gestos, de miradas, de escorzos imposibles- que, sorteando el lugar común de complementar y enriquecer el plano verbal, lo que hace Wong Kar-Wai es refutarlo, relativizarlo, ponerlo en solfa, mediante primeros planos de un psicologismo evocador asombroso, suspendidos de belleza sobrecogedora, que nos llevan directamente a vislumbrar que lo que piensan los personajes es la antítesis de lo que dicen, y que las palabras son el último refugio de la mentira, aunque ésta sea piadosa.

Los demás aspectos y bondades de la película supongo que saldrán a colación más a menudo, por eso quería resaltar éste, por ser más sutil y complejo.

Jueves, 28 junio 2007 - Posted by | Cine

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: