BelaTarrkovsKieslowsKiorastaMilosForMankiewicz

Para mis chorraditas

La Iglesia y la Educación para la convivencia

Los obispos batallarán sin tregua contra la asignatura de Ciudadanía
“La gravedad de la situación no permite posturas acomodaticias”, según el episcopado
EL PAÍS – Madrid
Los obispos llamaron ayer a la guerra total contra la asignatura de Educación para la ciudadanía, que el Gobierno ha incluido en la legislación educativa para el próximo curso. Los prelados católicos creen que el objetivo de esa materia es formar “la conciencia moral de los alumnos”. No lo aceptarán. El Estado debe ser neutral, a nadie “se le puede imponer una formación moral no elegida”, sostiene la Conferencia Episcopal en una Declaración oficial invitando a sus fieles a recurrir “a todos los medios legítimos, sin excluir ninguno”, contra esa nueva asignatura obligatoria. […]

Los Obispos animan a recurrir a “todos los medios legítimos” contra la Educación para la Ciudadanía
Los Obispos acusan al Gobierno de apropiarse de la libertad de conciencia, un derecho “que no es propio de un Estado democrático de Derecho”
La Conferencia Episcopal Española (CEE) aseguró hoy que se puede recurrir a “todos los medios legítimos” para defender la libertad de conciencia y de enseñanza que, a su juicio, “está en juego” con la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, puesto que “la gravedad de la situación no permite posturas pasivas ni acomodaticias”. “Los padres harán uso de unos medios y los centros, de otros”, dicen los obispos.
Con un verano por delante antes de la puesta en marcha en los colegios de la Educación para la Ciudadanía, la Iglesia católica trata de evitar que los alumnos españoles tengan que cursar obligatoriamente la nueva asignatura, y ha avisado hoy que los alumnos pueden recurrir “a todos lo medios legítimos” para defender la libertad de conciencia y de enseñanza que quiere inculcar la nueva asignatura.

Los obispos españoles han acusado al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de apropiarse de “un papel de educador moral que no es propio de un estado democrático de derecho” y consideran que todos los alumnos “católicos o no” quedan afectados en sus derechos al estar obligados a cursar una asignatura que, como ha explicado la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, versa sobre normas de convivencia y valores de la Constitución y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La Iglesia insiste en su Nueva declaración sobre la LOE y sus desarrollos: profesores de Religión y Ciudadanía, aprobada hoy en la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, que cuando está en cuestión un derecho “tan fundamental” como el de la libertad de conciencia y de enseñanza, y como ven en peligro con la nueva disciplina, todos deben mostrarse “unidos” en su defensa.

Tras señalar la “creciente y comprensible preocupación” de los padres por esta asignatura y las “muchas dudas” planteadas acerca del modo adecuado de responder a “tal desafío”, considera que los medios concretos de actuación contra esta “inaceptable” asignatura son “diversos”. Además, expone las “dificultades” de los centros educativos: a los católicos, por verse “obligados” a introducir una materia que “no resulta coherente con su ideario”, y a los estatales, “perdiendo su obligada neutralidad ideológica”.

Profesores de religión

Por otra parte, la Conferencia Episcopal también ha criticado el nuevo

Real Decreto por el que se regula la relación laboral del profesorado de Religión, al entender que no cumple el Acuerdo sobre Enseñanza entre el Estado español y la Santa Sede ni se ajusta a la jurisprudencia establecida al respecto por los tribunales Supremo y Constitucional. Por ello, los obispos cree que no se puede excluir que “sea necesario ejercer las acciones legales oportunas para que sea respetado el ordenamiento jurídico, vigente, que tutela los derechos de todos”.

En general, la Iglesia católica considera que la nueva regulación asimila su situación a las formas contracturales del Estatuto de los Trabajadores pero “sin reconocer satisfactoriamente el carácter específico de su trabajo, derivado de la misión canónica”. En su opinión, además de unas condiciones laborales “justas” la dignidad de estos profesores exige también las “garantías legales de su perfil específico”, puesto que sin ellas perdería su identidad, expuesto al riesgo de desaparecer.

CONTENIDOS DE LA ASIGNATURA
“EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA Y LOS DERECHOS HUMANOS”
LOS CONTENIDOS EN EDUCACIÓN PRIMARIA SE ORGANIZAN EN 3 BLOQUES:
(EXTRACCIÓN LITERAL DEL REAL DECRETO 1513/2006, DE 7 DE DICIEMBRE)
Bloque 1:
INDIVIDUOS Y RELACIONES INTERPERSONALES Y SOCIALES
* Propone un modelo de relaciones basado en el reconocimiento de la dignidad de todas las personas, del respeto al otro aunque mantenga opiniones y creencias distintas a las propias, de la diversidad y los derechos de las personas.

* A partir de situaciones cotidianas, se aborda la igualdad de hombres y mujeres en la familia y en el mundo laboral.
* Un aspecto prioritario, relacionado con la autonomía personal, es siempre la asunción de las propias responsabilidades.
Bloque 2:
LA VIDA EN COMUNIDAD
* Trata de la convivencia en las relaciones con el entorno, de los valores cívicos en que se fundamenta la sociedad democrática: respeto, tolerancia, solidaridad, justicia, igualdad, ayuda mutua, cooperación y cultura de la paz.
* Trata de la forma de abordar la convivencia y el conflicto en los grupos de pertenencia (familia, centro escolar, amigos, localidad) y del ejercicio de los derechos y deberes que corresponden a cada persona en el seno de esos grupos, identificando la diversidad, rechazando la discriminación y valorando la participación y sus cauces.
* Asimismo, desde el reconocimiento de la diversidad cultural y religiosa presente en el entorno inmediato y asumiendo la igualdad de todas las mujeres y hombres en cuanto a derechos y deberes, se puede trabajar el respeto crítico por las costumbres y modos de vida distintos al propio y permite proporcionar elementos para identificar y rechazar situaciones de marginación, discriminación e injusticia social.
Bloque 3:
VIVIR EN SOCIEDAD
* Propone un planteamiento social más amplio: la necesidad y el conocimiento de las normas y principios de convivencia establecidos por la Constitución.
* El conocimiento y la valoración de los servicios públicos y de los bienes comunes.
. Las obligaciones de las administraciones públicas y de los ciudadanos en su mantenimiento.
. Algunos de los servicios públicos y de los bienes comunes reciben un tratamiento específico adecuado a la edad de este alumnado, es el caso de la protección civil, la seguridad, la defensa al servicio de la paz y la educación vial.
LOS CONTENIDOS EN EDUCACIÓN SECUNDARIA SE ORGANIZAN EN 5 BLOQUES :
En Educación Secundaria se desarrollan y amplían, atendiendo a la mayor edad de los alumnos, todos los contenidos de la asignatura en Educación Primaria, añadiendo algunos otros, como los siguientes:
Bloque 1:
APROXIMACIÓN RESPETUOSA A LA DIVERSIDAD
* Entrenamiento en el diálogo, el debate y la aproximación respetuosa a la diversidad personal y cultural.
Bloque 2:
RELACIONES INTERPERSONALES Y PARTICIPACIÓN
. Trata aspectos relativos a las relaciones humanas, desde el respeto a la dignidad personal y la igualdad de derechos individuales, el reconocimiento de las diferencias, el rechazo a las discriminaciones y el fomento de la solidaridad.
* Se aborda la participación y representación en el Centro escolar
Bloque 3:
DEBERES Y DERECHOS CIUDADANOS
* Conocimiento de los principios recogidos en los textos internacionales.
* Identificación de situaciones de violación de los derechos humanos.
* Actuación que corresponde a los tribunales ordinarios y a los Tribunales Internacionales, cuando se producen situaciones de violación de derechos humanos.
Bloque 4:
LAS SOCIEDADES DEMOCRÁTICAS DEL SIGLO XXI
* Funcionamiento de los Estados democráticos, centrándose particularmente en el modelo político español.
Se analiza el papel de los disdistintos servicios públicos
Bloque 5:
CIUDADANÍA EN UN MUNDO GLOBAL
􀂃 Aborda alguna de las características de la sociedad actual: la desigualdad en sus diversas manifestaciones, el proceso de globalización e interdependencia, los principales conflictos del mundo actual, así como el papel de los organismos internacionales en su prevención y resolución.
(más información en el Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre)

Enlace al PDF de la Iglesia sobre los profesores de religión y la nueva asignatura; pero me permito copiar el final, que no tiene desperdicio:

Cita:
Cuando está en cuestión un derecho tan fundamental, como el de la libertad deconciencia y de enseñanza, todos –y los católicos, en particular– debemos mostrarnosunidos en su defensa.
Confiamos de nuevo a María, Madre de la Iglesia, la tarea de todos los educadores, en particular de los padres y de las escuelas
Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española
Nueva Declaración sobre la Ley Orgánica de Educación (LOE)….


Cañizares: “Los centros religiosos que impartan la nueva asignatura colaborarán con el mal”
El vicepresidente de la Conferencia Episcopal participa en unas Jornadas sobre la Educación para la Ciudadanía

El vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Cañizares, ha advertido hoy a los colegios religiosos que si imparten la nueva asignatura Educación para la Ciudadanía estarán “colaborando con el mal”. Lo ha hecho en unas jornadas sobre la asignatura, celebradas por la Escuela de Negocios CEU.
Tras su intervención, el cardenal arzobispo de Toledo ha dicho a los periodistas que la nueva asignatura obligatoria establecida por la Ley Orgánica de Educación supone un “traspaso de competencias por parte del Estado”.

Según Cañizares, con la nueva asignatura, el Gobierno está “imponiendo” una formación de la conciencia moral a todos los alumnos, algo que no puede hacer un Gobierno en un Estado de derecho sin traspasar sus propias competencias.

Los contenidos de la asignatura, tal y como están expuestos en la Ley, “no pueden ser impuestos a todos los alumnos” porque, aunque la materia contiene temas que es “bueno, conveniente y necesario” que se aborden como la Constitución, el papel de las instituciones, el trabajo, los sindicatos o la urbanidad, también incluye enseñanzas “morales laicas” que “deberían ser incluidas en una materia opcional alternativa a la formación religiosa”.

El representante español de la Iglesia Católica considera que, según la Constitución, la formación moral es algo que deben elegir los padres y, por lo tanto, “debería ser una materia opcional que se ofreciese desde una moral laica, y eso no se ha querido hacer”. Por esta razón, ha insistido en que el problema de aplicación de esta nueva asignatura no lo tienen los centros escolares ni la Iglesia, sino el Estado “que es el que tiene que respetar lo que dice la Constitución que en su artículo 27.3 establece expresamente el derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales”.

La Iglesia sí aprobó la Formación del Espíritu Nacional

“Educación para la Ciudadanía”, una asignatura pendiente

FERNANDO DE SILVA

Quienes hemos superado la frontera de los 50 tenemos muy claro el entorno en el que se desenvolvió nuestra educación inicial en tiempos del franquismo. En los primeros años el catecismo era una asignatura obligatoria, e incluso era necesario memorizar y recitar su contenido. Durante el bachiller la asignatura de F.E.N. (Formación del Espíritu Nacional) estaba orientada a conocer los principios del movimiento nacional que componían el ideario franquista, hasta el punto de que nos transmitían que quienes no lo respetasen serían considerados como enemigos de la patria. La Iglesia Católica apoyaba decididamente esta política educativa, [b]en la que la violencia física formaba parte como método para obtener los niveles adecuados de aprendizaje. Y quienes tenían el privilegio de acceder a los estudios universitarios eran obligados a superar la asignatura de Políticas, de segundo nivel pero obligatoria, en la que se recordaba el Fuero de los Españoles, compendio de la ideología franquista.
Paralelamente las mujeres, durante el desarrollo de sus estudios de bachiller, eran preparadas para el matrimonio con clases de cocina y costura, siendo excepcional su acceso a estudios universitarios; y las que optaban por conseguir un trabajo estaban obligadas previamente a realizar el llamado Servicio Social [Nota de Cachito: Yo hice el Servicio Social: patético]. Esta desigualdad entre hombres y mujeres, fomentó el machismo y fue el preludio de la violencia de género de la que ahora padecemos sus consecuencias.

Nuevo sistema
Con la caída de la dictadura franquista y la llegada de la democracia a nuestro país el pluralismo político, en sus inicios más aparente que real, fue apartando de nuestra enseñanza este modelo de educación, hasta conseguir que la religión se convirtiese en una enseñanza no obligatoria. Para ello hubo que superar en sus inicios, y aún en la actualidad, la radical oposición de la Iglesia Católica y de la derecha más rancia de este país, la misma que en la actualidad domina al principal partido de la oposición, y que ha recuperado del franquismo el concepto “patria” como revulsivo para fomentar el enfrentamiento entre los españoles. Pero, en todo caso los demócratas fuimos incapaces de buscar una alternativa, nuestra enseñanza sufrió un deterioro paulatino que debemos de asumir y reconocer, y ahora estamos sufriendo las consecuencias.

Una asignatura pendiente
La nueva asignatura de “Educación para la Ciudadanía” puede ser la solución a medio plazo para conseguir recuperar los valores sociales y morales de referencia ante nuestra comunidad, pero dentro de un pluralismo ideológico. Debemos de recuperar el concepto de civismo ciudadano, entendiéndolo como una necesidad para revitalizar la convivencia, y una vía para erradicar el enfrentamiento y la confrontación.
Un mayor conocimiento de las normas de convivencia que todos nos hemos impuesto democráticamente, y por ello de nuestros derechos y obligaciones ante los demás, eleva nuestro nivel formativo, y nos permite comprender mejor los principios de igualdad y convivencia pacífica, pero –reitero- dentro de un pluralismo ideológico y diferenciador de nuestras costumbres y tradiciones. Es el camino adecuado para superar la violencia física y verbal que domina en la actualidad nuestra convivencia.

Pérdida de privilegios
La derecha rancia y ultraconservadora que domina el PP, con el apoyo incansable de los dirigentes de la Iglesia Católica, no lo quieren ver así, y por eso se oponen a la asignatura de “Educación para la Ciudadanía”, ya que ello supone la pérdida de los privilegios que hasta ahora han mantenido.

Cruzada de la Iglesia
Recientemente el cura párroco de Villanueva de Bogas (Toledo) negó por escrito la catequesis a los niños que cursasen “Educación para la Ciudadanía”; ahora le han obligado a rectificar, pero es un preludio de lo que está por llegar; pretender establecer una objeción de conciencia a la recuperación de los valores morales y sociales de referencia, que tienen como finalidad principal la de recuperar la concordia y los niveles adecuados de convivencia, parece toda una provocación y una defensa de la violencia verbal; pero ya sabemos como es nuestra derecha, la misma que entiende que cuanto menos formado esté el individuo más asequible será para admitir sus políticas, y en especial “la gran mentira” permanente en su actuar.

La Iglesia Católica ha emprendido en los últimos días una cruzada contra la enseñanza de “Educación para la Ciudadanía”, y anuncia que recurrirá a todos los medios legítimos de oposición; nos congratula que así sea, y con ello parece que los obispos están dispuestos a cumplir con la ley. Lo que quizás no recuerden es que la asignatura que tanto repudian está recogida en la Ley Orgánica de Educación, aprobada el pasado año en el Parlamento, pese a la oposición del PP.

Miedo a las críticas
Que la escuela forme a los estudiantes en los valores democráticos, y les impartan una materia que habla de la igualdad, el respeto por las minorías, los derechos humanos, o la libertad, parece no estar bien visto por los obispos. Son conscientes de que una sociedad más culta y educada será más crítica; y a medio plazo, con sus posiciones retrógradas, perderán capacidad para tratar de tutelar nuestra educación, y con ello los privilegios que siguen ostentando.
_________________

Marina considera “disparate” plantear la objeción de conciencia en la nueva asignatura.

El autor del primer manual de la asignatura Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, el filósofo José Antonio Marina, cree que es un “disparate” plantear la objeción de conciencia respecto a esta materia, que recordó que es obligatoria por ley y se está explicando “mal” a los padres.

Marina reconoció que esta asignatura se incluyó dentro de un “marco discutible” como fue la modificación de la Ley Orgánica de la Educación, un cambio que criticó porque no se puede, a su juicio, “estar cambiando leyes orgánicas de educación”. Aun así, dijo que la nueva asignatura es “absolutamente necesaria” y “está bien” y señaló que plantear la objeción de conciencia respecto a esta materia es algo que sólo puede estimar un juez. “Creo que ha habido una cantidad de malentendidos tremendos”, apostilló a preguntas de los periodistas Marina, quien opinó que no existe motivo para plantear la objeción de conciencia en la asignatura de Educación a la Ciudadanía y los Derechos Humanos.

Insistió en que al ser una asignatura obligatoria, los jóvenes que no acudan a sus clases suspenderán la materia y, por lo tanto, no podrán obtener el título de Educación Secundaria, así como los colegios concertados podrían perder el concierto si no la imparten. Además, dijo que en el caso de que un juez estimara que no se puede aplicar la objeción de conciencia en la asignatura, los jóvenes que no hubieran cursado la materia tendrían que aprobarla después.

Tras recordar que esta materia es una recomendación del Consejo de Europa, el filósofo consideró que quien está en contra de esta asignatura está en contra de que se estudien los derechos humanos en las aulas y señaló que no sólo los padres son los responsables de la educación de sus hijos. Recordó que esta asignatura comenzó a impartirse en Estados Unidos cuando el Gobierno se dio cuenta de que los jóvenes aprendían ideologías racistas en su entorno familiar y que las escuelas podían corregir ese tipo de enseñanzas familiares.

Marina explicó que esta asignatura es “un curso de ética básica” que en Educación Primaria “se convierte en educación de los sentimientos sociales y de las normas de urbanidad” y en Bachillerato es “una reflexión política, de animar a la participación política”. “Es la asignatura de ética mucho más concreta, mucho más viva, teniendo en cuenta los problemas reales, dando una historia de los sistemas éticos”, añadió el filósofo, quien consideró que todos estos conceptos hay que analizarlos con los jóvenes.

José Antonio Marina hizo esta reflexión con motivo de su presencia en Santander para participar esta tarde en la jornada pedagógica de InterAulas.

MÁS

Jueves, 28 junio 2007 - Posted by | Sociedad

1 comentario »

  1. Desde el principio de este estúpido debate (no sé otra manera de calificarlo)he estado perpleja y así sigo. Yo también he estudiado el Catecismo y la Formación del Espíritu Nacional, así como las llamadas asignaturas de “Hogar”. Pero nunca he conseguido hacer el Servicio Social y por ello no he podido obtener el carnet de conducir hasta después de casada, así como tampoco podía casarme con un militar.

    Comentario por fonsi | Jueves, 6 septiembre 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: